miedo al dentista

¿Tienes miedo a ir al dentista? Tranquilo, le pasa a mucha gente, y tranquilo, tiene solución.

In PSICOLOGÍA by NovamedicumLeave a Comment

El termino técnico es odontofobia, o fobia dental, o fobia al dentista. Es un tipo de fobia específica, en el que la situación temida es acudir a una sesión de odontología. Suele estar asociada a la fobia a la sangre/inyección/daño, en la que son frecuentes los síntomas vasovagales, tales como mareos, visión borrosa, aturdimiento, llegando incluso a perder el control.

Si conocéis mi forma de trabajar, sabéis que siempre me centro en las soluciones intentadas, aquellas que utilizamos para intentar solucionar el problema, pero que lejos de hacerlo, solo consiguen mantenerlo o agravarlo. En el tema que nos ocupa, lo que solemos hacer las personas para gestionar este problema suele ser:

  • Evitación. Cambiamos la fecha, posponemos el tratamiento, dejamos pasar el tiempo, se nos » olvida» la sesión, etc. Estamos aplazando lo temido. El problema es que a la larga, provoca que nos sintamos cada vez menos preparados, puesto que cada evitación es un recordatorio de que «no eres capaz», » el problema te puede», «no puedes afrontarlo», haciendo que nuestra percepción de autoeficacia se reduzca. Así pues, evitar, mal.
  • Controlar nuestros pensamientos. Intentamos pensar en cosas positivas, no pensar en lo que nos aterroriza, controlar nuestro pensamiento en definitiva. Estamos forzando algo que debería ser espontáneo, porque en este caso no podemos forzarnos a no pensar en ello, ya que cuanto menos queremos pensar, más acabamos pensando.
  • Controlar nuestra ansiedad. Muy parecido al anterior, puesto que cuanto más tranquilos queremos estar, más ansiosos nos ponemos.
  • Pedir ayuda. Ya hablé de los riesgos de pedir ayuda en mi anterior post. Sí, pedir ayuda hace que recibamos apoyo y comprensión de los más cercanos, pero también nos confirma que «No podemos hacerlo solos», y que » necesitamos ayuda», haciendo una vez más que nuestra percepción de autoeficacia disminuya. Además, dedicar demasiado tiempo a hablar de nuestros miedos los aumenta.
  • Tomar ansiolíticos o solicitar sedación. El problema con ésto es que no soluciona tu problema, sino que te reduce la ansiedad física. Podríamos decir que  es como un » parche», que te sirve en un momento determinado, pero no deja de ser otro recordatorio de que «no puedo hacerlo solo, necesito una pastilla».  Esto no ayuda.

miedo al dentista

 Bien, detalles aparte, a grandes rasgos ésto es lo que solemos hacer para intentar estar tranquilos y no agobiarnos demasiado. El problema es, como ya hemos visto, que nuestros intentos de solución acaban siendo parte del problema, manteniéndolo e incluso agravándolo. ¿Qué podemos hacer? Los que sabéis como trabajo, sabéis que doy tareas que parecen ilógicas, increíbles o paradójicas. Lo son, pero también son efectivas. Algunas de ellas son:

  1. Cambia la emoción desde la cual te relacionas con el mundo de la odontología. Dedica una hora diaria de tu vida a hacerte un verdadero experto en la materia. Lee artículos, páginas, manuales, etc sobre esta profesión: origen, especialidades, materiales e instrumentos, procedimientos etc. Redacta cada día un poco más sobre tu enciclopedia personal, para de esa manera cambiar el miedo por la curiosidad y el interés. Recuerda que la mejor forma de derrotar al enemigo es conociéndolo.
  2. Inmunízate contra tu miedo. Aplícate una dosis diaria controlada de tu peor fantasía. Intenta que sea en un momento en el que nadie te moleste, a solas, a oscuras, para meterte bien en situación. Ponte una alarma media hora, y trae a la realidad tus peores temores, imaginándote en la consulta, muerto de miedo, pasando mil y una penurias. Provócate una crisis de ansiedad, lo más intensa posible. ¿Ilógico? No tanto!. Es el mismo principio que una vacuna: una dosis controlada del virus para desarrollar anticuerpos.
  3. Juega con tu miedo, ríete de él. ¿Tienes desmayos? Finge uno, o agrava el que vayas a tener. Practica una semana antes, diariamente, el desmayo que vayas a tener en la visita, los diálogos que tendrás con personal del centro, cómo actuará tu cuerpo, qué posturas adoptaras, etc. De esa forma, tu desmayo y tu miedo no te controlan, sino que tu los controlas a ellos.
  4. No dejes de pedir ayuda, puesto que no estás listo para hacerlo. Pero cuando lo hagas, simplemente piensa que eso hace que tu problema se mantenga, pues te estás recordando que no puedes afrontarlo por tí mismo, y que necesitas la ayuda de alguien. Lo mismo se aplica si hablas mucho del tema con tus más allegados. Una conjura del silencio nunca está de más.

Estas son algunas de las prescripciones que suelo dar, y tienen muy buen resultado. Evidentemente, nada puede sustituir una sesión de terapia presencial, así que si este es tu problema, no dudes en pedirme hora y nos ponemos a ello.

Daniel Tous, psicólogo, especialista en terapia breve

Resumen
Psicología
Tipo de servicio
Psicología
Nombre del proveedor
Novamedicum,
C/Indústria 19,Sabadell,Catalunya, España-08202,
Telephone No.937260976
Area
Psicologo
Descripción
Es un tipo de fobia específica, en el que la situación temida es acudir a una sesión de odontología. Suele estar asociada a la fobia a la sangre/inyección/daño

Leave a Comment