suicidio 002

Tabú de tabúes: El suicidio

In PSICOLOGÍA by NovamedicumLeave a Comment

Cuando alguien importante muere de forma repentina e inesperada, es un golpe muy doloroso. Quedan asuntos pendientes, nos pilla desprevenidos, no hemos podido anticipar el duelo, y ni siquiera hemos podido despedirnos de la persona que se ha marchado. Cuando a todo esto le añadimos que esa persona decidió quitarse la vida,  la situación resulta infinitamente más complicada.

La muerte es un tabú, y el suicidio aún más.

De hecho, tradicionalmente una persona que se hubiese suicidado no podía ser enterrada con sus familiares. A nivel legislativo, está considerado ilegal en algunos países. A nivel social, nadie quiere hablar de ello, puesto que resulta doloroso, y tiene implicadas ciertas dificultades que lo convierten en un verdadero tormento para los familiares de la persona fallecida.

suicidio 012

 

Características del duelo

Algunas características del duelo en personas de un allegado que se suicidó, o del que tienen sospechas de haberlo hecho son:

  • Culpa: propia o hacia los demás. “No estuve lo suficiente”, “no tuve paciencia”, “discutíamos mucho”, “la traté mal”, “nadie le cuidaba” “es que tú no le tratabas bien”, “estaba muy sola”, “tenía que haberme dado cuenta”, “pude haberlo evitado”.suicidio 002
  • Centrar los pensamientos en la forma en la que murió, en este caso suicidándose, y no en el hecho de que se ha ido y no volverá.
  • Esconderlo: se pacta una “versión oficial”, como un accidente o una enfermedad, puesto que resulta muy difícil y doloroso enfrentarse  a los comentarios y criticas de otras personas.
  • Sobreprotección de otros familiares, por temor a que también se quiten la vida.
  • Búsqueda incesante de por qué, explicaciones, causas.
  • Rabia, rencor, enfado…hacia la persona que se fue, por entenderlo como una conducta de abandono hacia el que se quedó.
  • En resumen, todas estas manifestaciones son intentos, lógicos y legítimos, que llevan a cabo sus allegados para intentar soportar tan intenso dolor y para tratar de entender la decisión que tomó.  Esto resulta mucho más difícil cuando, como es nuestro caso, vivimos en un entorno que se avergüenza del suicidio, ya que tiende a culpabilizar a los que no lo evitaron, y una sociedad muy dada al juicio rápido y a dar la opinión sin pedirla.
  • No existe solución universal para mitigar el dolor y la perplejidad que causa una vivencia así. Sí existen sin embargo algunas recomendaciones que pueden ayudar a encajarlo mejor:
  • Romper el tabú, sobretodo en la familia. Los tabúes provocan soledad, desconfianza y vergüenza. Poco a poco, debemos de ser capaces hablar de ello con sinceridad, expresar nuestros sentimientos y compartir nuestra visión.
  • Trabajar la culpa.  Hemos de llegar a la conclusión de que hicimos lo mejor que pudimos, en esa situación y en esas circunstancias. Si necesitamos sentirnos culpables, está bien mantenerlo, siempre que sea una dosis de culpabilidad eficiente, que consiga mantenerme en contacto con mis sentimientos de responsabilidad, pero sin llegar a resultar tóxica e invalidante.
  • Darnos permiso para realizar todas aquellas conductas que, sin llegar a resultar autodestructivas, puedan ayudar a paliar el dolor, aunque sea de forma momentánea. Ignora lo que creas que puedan pensar los demás si te ven interesado en algo “tan pronto”, nadie excepto uno mismo sabe que en casos así, cualquier paliativo es bienvenido.
  • Seguir las recomendaciones clásicas de todo proceso de duelo: contar con personas allegadas, expresar sentimientos y miedos, darse permiso para descansar, valorar cogerse vacaciones o la baja si puede resultar de ayuda, escribir “cartas pendientes” a la persona que se fue, explicando todo lo que quedó pendiente por decir, etc.
  • No buscar culpables entre los demás allegados. El suicidio es una realidad muy complicada, de manera que NO se ha podido establecer una relación causa efecto.
  • Tener y/o buscar una red social que NO juzgue, que NO critique, y que NO de opiniones sesgadas y banales. Alejarse temporalmente  si es necesario de personas que sabemos que no van a saber ayudarnos.
  • Considerar buscar ayuda profesional.

 

Daniel Tous Remiro

Psicólogo especialista en Terapia Breve

Leave a Comment