Reishi, el hongo que alarga la vida y potencia tu sistema inmunitario.

In Sin categorizarby dianaLeave a Comment

Nos encontramos en pleno cambio de estación. Nos despedimos del verano para darle la bienvenida al otoño y con él nuestras defensas se resienten ante la llegada de virus y bacterias propios de esta época.

Es por tanto un excelente momento para protegerse incrementando nuestra inmunidad para poder responder de forma más rápida y eficaz ante posibles huéspedes.

Hoy queremos hablar del reishi, una de las setas conocidas por alargar la vida del que lo consume entre otras cosas.

También conocido como Ganoderma lucidum o Lingzh, el Reishi ha sido bautizado por la cultura oriental como la seta de los 10.000 años, la hierba que potencia el espíritu, o la seta de la esperanza.

Se trata de un hongo adapatógeno con propiedades tonificantes al que se le atribuyen múltiples beneficios como potenciar el sistema inmune, combatir los tumores cancerígenos, prevenir enfermedades cardíacas, calmar el sistema nervioso o contribuir al tratamiento de alergias y enfermedades inflamatorias.

Con una trayectoria médica de más de 4.000 años, el Reishi es dentro de los hongos, una de las especies mejor valoradas.

<

¿Por qué el Reishi?

Este hongo crece como un parásito sobre una gran variedad de especies arbóreas sobretodo en el este de Asia y Norte América, aunque tiene la capacidad de desarrollarse en numerosas zonas del planeta, también en nuestro país.

Existen múltiples variedades de reishi pero la más conocida y utilizada como complemento medicinal y alimenticio es el reishi rojo.

¿Cuál es el secreto de este Superalimento?

Sin duda su composición, ya que fundamentalmente contiene polisacáridos solubles en agua, proteínas y aminoácidos.

Algunos de sus componentes son: triterpenos, ácidos (con actividad antihistamínica, antihipertensiva, hipocolesterolemiante, protectora del hígado y antiagregante plaquetaria), alcaloides, esteroles, polisacáridos, minerales (hierro, magnesio, manganeso, calcio, zinc y germanio), vitaminas del grupo B (sobre todo ácido fólico) y todos los aminoácidos esenciales.

Ante este innumerable listado no es de extrañar que la medicina convencional haya puesto el foco en el reishi estos últimos años, apostando cada vez más por su consumo como tratamiento coadyudante ante muchas patologías como el cáncer.

Principales beneficios del Reishi

Prevención y tratamiento del cáncer

Países como Japón ya reconocen al reishi como uno de las principales tratamientos para prevenir y tratar el cáncer. Pero no hace falta irse tan lejos, existen numerosos estudios científicos que avalan esta afirmación.

El reishi incrementa la eficacia de las células inmunitarias T que son las encargadas de luchar contra la enfermedad contribuyendo a expulsar del organismo todos los huéspedes o invasores como virus, bacterias y células cancerígenas.

Recientes investigaciones revelan que el reishi cuenta con el potencial para aumentar la respuesta al tumor y estimular el sistema inmune del paciente inhibiendo el desarrollo de algunos tumores malignos, por eso es uno de los complementos alimenticios más empleados en la prevención y ayuda para el tratamiento del cáncer.

Aliado cardiosaludable

El reishi contribuye a reducir los niveles de colesterol en sangre evitando coágulos peligrosos que puedan derivar en un ataque cardíaco o ictus.

Propiedades anti-inflamatorias

También contiene propiedades anti-inflamatorias utilizándose como tratamiento complementario en neuralgias, artritis, artrosis y otras patologías relacionadas.

Combate procesos alérgicos

Una de sus sustancias, concretamente el ácido ganorédico, contribuye a aliviar alergias comunes a través de la liberación de la inhibición de histamina.

Elixir de eterna juventud

Debido también a sus propiedades antioxidantes, el reishi es muy utilizado en tratamientos de estética y nutricosmética para combatir el paso del tiempo poniendo freno al proceso de oxidación que es el responsable de que las células mueran.

Estas propiedades antioxidantes también protegen a quién lo consume de la radiación y los radicales libres por la exposición diaria al sol, productos químicos y contaminantes.

El reishi lo podemos consumir en extracto mediante cápsulas, polvo para añadir a yogures e infusiones o también jarabes preparados específicamente para los más pequeños.

Leave a Comment