Refuerza tus defensas este otoño de forma natural

In NUTRICIÓNby dianaLeave a Comment

Los cambios de estación son épocas de transición no solo a nivel meteorológico sino también biológico. Esto quiere decir que es habitual que nuestra inmunidad se vea comprometida durante esta etapa, particularmente en el cambio del verano al otoño y del invierno a la primavera, que son los más bruscos.

Tras el verano y los eternos atardeceres llega el otoño, por otra parte época de recolección de alimentos ricos en nutrientes que potencian nuestras defensas como frutos secos, vegetales y frutas de temporada. No es casualidad que esto ocurra ahora ya que la tierra nos ofrece su mejor ayuda para superar esta fría etapa con una salud de hierro.

Alimentos de temporada que refuerzan nuestras defensas de forma natural

Por muy tentador que parezca comer fresas en enero, es muy importante consumir los alimentos correspondientes a cada temporada del año, ya que es la mejor forma de aprovechar todos los nutrientes y vitaminas que nos ofrecen y además ayudarán a nuestro organismo a fortalecerse y protegernos frente a infecciones por virus, bacterias u hongos de forma natural.

Aunque siempre insistimos en que las dietas deben de ser personalizadas ya que los alimentos no producen los mismos beneficios en todas las personas, el otoño nos trae excelentes propuestas para incluir en nuestros menús:

Vitamina C: Alimentos otoñales que contengan vitamina C son: la naranja, el pomelo, la mandarina, el limón, los kiwis y también las verduras de hoja verde como el brécol o la coliflor.

Carotenos: los encontramos en alimentos de color rojo, amarillo, naranja o verde oscuro como las espinacas, los pimientos, zanahorias, calabazas, etc.

Flavonoides: están presentes en las coles de bruselas, el cacao, el ajo y tam bién los pimientos.

Ácidos grasos esenciales: los encontrarás en semillas de chía, de lino, de cáñamo, nueces, algas, aguacate, etc.

Probióticos: La flora es una pieza fundamental en nuestra inmunidad por ello además de los complementos de probióticos que podemos encontrar en farmacias, también están presentes de forma natural en el té kombucha, el kefir de agua o el chucrut.

Pero no todo es alimento…

Existen otros factores que contribuyen a potenciar o debilitar nuestras defensas como por ejemplo la falta de un sueño reparador o el estrés y ansiedad males típicos de nuestros tiempos.

Bienestar físico y emocional

Tan importante es uno como el otro y en realidad son complementarios ya que la sensación de bienestar que te invade tras una buena sesión de ejercicio es incomparable a casi nada más. La realización de ejercicio físico activa nuestras defensas ya que se produce un incremento de la temperatura corporal que nos ayuda a combatir diferentes tipos de gérmenes y bacterias. además con la sudoración se eliminan toxinas. Existen alimentos que también nos ayudan a incrementar nuestra temperatura corporal como la pimienta, la cayena, la cúrcuma o el jenjibre.

Stop al estrés

Cada vez nos llegan más estudios que relacionan al estrés con la supresión del sistema inmunitario. Y es que vivimos en una sociedad donde parece que el estrés se cronifica teniendo consecuencias como el aumento de la tensión arterial, los niveles de glucosa en sangre, alteraciones del sistema hormonal, etc. Todo ello provoca que nuestro organismo genere cantidades importantes de cortisol, adrenalina y endorfinas que pueden derivar en diversas patologías.

Querer tener todo bajo control es uno de los motivos que más estrés genera, sobretodo porque casi nunca es posible y no pasa nada por ello. A veces es importante recordarnos que somos humanos y que existen imprevistos que escapan a nuestro control. Lo mejor en esta situación es dejarse fluir y sobretodo aunque no puedas cambiar lo que ocurre, sí puedes hacerlo con la actitud con la que lo afrontas.

Sueño reparador

Cuando no dormimos lo suficiente las citoquinas inflamatorias aumentan y las células T disminuyen, dos factores que perjudican al sistema inmune. Por otra parte si nos faltan horas de sueño de forma regular, el cansancio suele ser crónico por lo que no tenemos tiempo ni ganas de cocinar un menú saludable eligiendo opciones menos equilibradas.

Estos son algunos consejos para potenciar tus defensas este otoño de forma natural. Si consideras que en tu caso no son suficientes te recomendamos consultes con un especialista.

Estaremos encantados de resolver todas tus dudas.

Leave a Comment