Manos artritis - rizoartrosis

Muy frecuente en ambos sexos, la artrosis rizomélica puede ser bastante dolorosa en los grados iniciales y más tolerable en las fases avanzadas, donde entonces predomina la falta de prensión y disminución del arco de movimiento del dedo pulgar.

Dependiendo de las fases de la artrosis aplicamos tratamientos que van desde infiltraciones con factores de crecimiento, artroscopias simples con limpieza y retirada de restos articulares degenerados (lo que se conoce como una toilette articular), artroscopia asociada a osteotomía percutánea de la base del primer metacarpiano, con posterior síntesis mediante aguja de Kirschner o tornillos canulados y finalmente artroscopia para realizar una trapeciectomía más o menos completa y plastia de interposición con un tendón de la propia muñeca, obtenido también de forma percutánea (generalmente usamos el tendón palmar mayor).

El resultado va a depender del estadio del proceso degenerativo y de la correcta indicación de una técnica u otra. De forma global, los resultados con nuestra cirugía artroscópica son muy buenos y duraderos. La valoración del paciente acostumbra a ser muy satisfactoria y muchos pacientes se han operado de la otra mano en vista de los resultados obtenidos en el primer dedo.