La rabia, una emoción básica

In PSICOLOGÍA by NovamedicumLeave a Comment

La rabia  es una de las emociones básicas. Es una emoción que nos activa el modo lucha, protección, ya que informa de la existencia de un peligro. En el caso de los humanos, nos informa de una injusticia, un agravio, una ofensa o un ataque a nuestro ser. Por tanto la rabia en sí es constructiva, ya que nos obliga a hacernos respetar, establecer límites y a dar un no por respuesta en el caso que sea necesario. El problema aparece cuando la rabia, por un exceso de la misma o por una gestión no eficiente, se convierte en agresión, ya sea física o verbal. Ahí ya tenemos un problema.

Toda emoción tiene una base relacional, y es aquí donde vamos a encontrar la solución ante tales padecimientos, orientado a las personas que consideran que su manejo de la rabia no viene siendo lo mejor que podría.

Algunos criterios son:

Primero, busca la función positiva de tu rabia, que la tiene. Detrás de un padre enfadado por el fracaso escolar de su hijo, hay un ser preocupado por que su pequeño tenga una buena vida y no sea mangoneado por un jefe tirano en un trabajo precario.

Procura tener tu espacio diario para sacarla. Ya sea escribiendo, haciendo ejercicio, buscando a alguien que te escuche sin interrumpirte, o apretando un cojín, la rabia necesita salir.

Si sientes que está acumulada, abre las compuertas antes de que desborde. Dedica media hora de tu tiempo al día a escribir “ cartas a la rabia”: se trata de pasarte media hora al día convirtiendo tus peores sentimientos, palabras y deseos en bellas cartas llenas de rabia. Consiste, en definitiva, en recuperar el viejo pero mágico arte de “Cagarse en todo”, pero eliminando las víctimas colaterales.

Pide  a tu familia que te regale media hora diaria en la que, en silencio, te escuchen quejarte y despotricar sobre todo aquello que enciende tus infiernos. Al final, deben ponerte nota.

Aplícate ordalías, tales como una moneda en un tarro, o una donación a un partido político al que no puedas ni ver, cada vez que tu rabia supere ciertos límites.

Si la rabia es en pareja, puedes recurrir al simple recurso de abandonar la batalla. El dicho suele ser “dos no discuten si uno no quiere”…pero yo suelo decir mejor que “dos no discuten si uno no está”.

Al regresar, en turnos de media hora, uno escuchará silenciosamente, mientras el otro le dedica toda una suerte de improperios sobre las cosas que le hacen enfadar. Si además puedes hacerlo en un contexto diferente a donde soléis discutir, mucho mejor (la bañera, bajo la cama, en casa de una vecina, etc.)

Si la rabia proviene de un compañero de trabajo que trata de hacerte de menos o dejarte en mal lugar, apodérate de su táctica y pídele diariamente que continúe en ese camino, agradeciéndole sus esfuerzos por hacerte mejorar. (Gracias por recordarme que tengo mucho que mejorar, por favor no olvides mañana volver a marcar mis errores/ ¿ya has podido revisar mi trabajo?, ¿Qué debo mejorar?).

Por encima de todo, evita todo intento de reprimir o controlar. Además, no olvides que gran parte de esa rabia relacional viene por un intento de cambiar al otro, forzando que sea quien no es. Trata de dirigir esos esfuerzos a ver qué tipo de gente tienes alrededor, aceptando cómo son. Si no puedes, quizá debas alejarte temporal o definitivamente de ellos, si el sentimiento de rabia es tal que interfiere en tu bienestar diario.

Si estos consejos no te ayudan, considera acudir a un especialista en terapia breve estratégica en Novamedicum

Resumen
Psicología
Tipo de servicio
Psicología
Nombre del proveedor
Novamedicum,
C/Indústria 19,Sabadell, Telephone No.937260976
Descripción
La ira es un sentimiento normal y sin embargo, en algunas personas puede volverse problemática cuando conduce a momentos de agresión, arrebatos descontrolados, estrés emocional o incluso altercados físicos en la calle o en el trabajo.

Leave a Comment